La producción cinematográfica generada durante la Guerra Civil española es uno de los aspectos más llamativos del intenso combate mediático y propagandístico que este conflicto desató. Partidos, sindicatos y organismos oficiales emplearon el cine como instrumento idóneo con el que conjugar información y agitación. Dentro del bando nacional un eficaz equipo de propaganda, surgido del primer gobierno de Franco en febrero de 1938, intentará trazar desde los órganos de expresión falangistas un plan de adoctrinamiento de la población en todos los ámbitos. Este plan propiciará la interconexión entre distintos medios, especialmente las revistas gráficas... (Ver más) y la producción documental y de noticiarios. Así, la línea emprendida por las revistas Fotos y Vértice tendrá su correlato en la producción del Departamento Nacional de Cinematografía (1938-1941). Este estrecho vínculo puede constatarse en un tema central de la propaganda nacional: la ocupación de ciudades (con dos casos destacados: Madrid y Barcelona).

Texto completo